32.-LA MESA DE LA EUCARISTÍA (8)

El inefable don de la Eucaristía explicado paso a paso” parte 32

El sacerdote comienza la plegaria eucarística haciendo memoria de Dios como única fuente de la santidad como se ha proclamada en el SANTO. Y, poniendo las manos sobre el pan y sobre el vino, invoca al Espíritu Santo para que descienda sobre ellos y se conviertan en el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús, a fin de que, en el altar, ocurra lo mismo que ocurrió en la última. Pero allí en el altar, no sólo están el pan y el vino, presentado en el ofertorio, sino también, además del sacerdote, todos los que asisten a la celebración, la Iglesia y la humanidad, su trabajo, sus esperanzas, sus proyectos y toda su vida. Asistimos a la Celebración de la Eucaristía, porque queremos unirnos a Jesús y transformarnos en él, por obra y gracia del Espíritu Santo, como ocurrió cuando Jesús se encarnó en el vientre de la Virgen María.

21369176_759906264209898_4136338075033420482_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s