Milicia Eucarística

La Milicia de la Eucaristía, la pueden ejercer Todas las Personas pertenecientes, o no, a la Pía Unión de Fe a Jesús Eucaristía, mediante la Consagración al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús Eucaristía.

La Milicia de la Eucaristía la forman Personas con Alma Eucarística. La Eucaristía es Dios con nosotros. El objetivo de cada vida humana debería ser la Adoración de la Santa Hostia (Beato Charles de Foucauld). Su finalidad conecta directamente con la Acción Católica Apostólica de los Seglares, sus raíces conectan con el movimiento Franciscano, como instrumento de Conversión y de Apostolado de Fe a Jesús Eucaristía, Consagrándonos al Santísimo Sacramento y Consagrándonos a la Altísima Inmaculada Concepción Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra, para alcanzar la Santidad:

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA
GAUDETE ET EXSULTATE
DEL SANTO PADRE
FRANCISCO

SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD
EN EL MUNDO ACTUAL

No obstante la expresión “Milicia” de tipo militar o caballeresco, tan propias del siglo XIII, no trata en absoluto de hacer la guerra a los enemigos de la Iglesia. Al contrario, lo que se pretende combatir, por todos los medios legítimos, es el mal que los esclaviza y los hace infelices. Por eso, la “M.E”. puede considerarse un movimiento de Renovación y Liberación Integral de la persona y de la Sociedad, esclavizada por el consumismo atroz, que consume a la Humanidad, alejándola de Dios Padre. Las Consagraciones a Jesús Eucaristía y a la Inmaculada Concepción, aceleran la Parusía de la Segunda Venida de Cristo 

El término Parusía o (Advenimiento, llegada),​ para la mayoría de los Cristianos, es el acontecimiento mayor esperado de la Historia de la Salvación: la Segunda Venida de Cristo a la Tierra. En la Biblia, este hecho se menciona en diversas ocasiones, incluidos los cuatro evangelios.

Hay varias formas de Consagración al Santísimo Sacramento, la primera de todas y la más importante es la siguiente:

Sacramento del Bautismo, el Santo del Bautismo es el fundamento de toda la Vida Cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. De manera pues que todo bautizado, al ser miembro de Cristo (Catecismo, 1213) Sacerdote, Profeta y Rey, pertenece a una estirpe real y sacerdotal (1Pe 2, 9). Cada bautizado también es Sacerdote, Profeta y Rey.

Sacramento de la Comunión, La Sagrada Eucaristía culmina la iniciación cristiana y es Fuente de Nuestra Fe. Sintonizamos con la Cena que el Señor celebró con sus Discípulos la víspera de su pasión y de la anticipación del banquete de bodas del Cordero. Cuando el Sacerdote está Consagrando pide al Espíritu Santo que convierta el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, el cual, en un acto milagroso, desciende sobre los asistentes y realiza la Transubstanciación del pan y del vino. Cuando tomamos la Comunión, tomamos la Consagración de Jesús Eucaristía, es Cristo quien nos Consagra a Su Corazón Eucarístico, haciéndonos Suyo, Jesucristo penetra en nuestro Ser y Nuestro Ser se funde con la Creación: Padre, Hijo y Espíritu Santo (Santísima Trinidad) más la Gracia Divina de la Inmaculada Concepción, la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra. Así también la Iglesia participa en la “Comunión de los Santos“: esta expresión designa primeramente las “cosas santas”, y ante todo la Eucaristía, y contribuye al mismo tiempo a realizar la Unidad de los creyentes, que forman un solo cuerpo en Cristo. 

Sacramento de la Confirmación, con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los “Sacramentos de la iniciación Cristiana”, cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la Gracia Bautismal. En efecto, a los Bautizados “el Sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras”.

Visitas al Santísimo, Adoraciones Eucarísticas y Capillas de Adoración Perpetua, Estas acciones de Adoraciones Eucarísticas son fundamentales en la Milicia Eucarística, dedicar algún tiempo a lo largo de la semana a Visitar y acompañar a Jesús en el Santísimo Sacramento. VER: El Santo Jueves, día de la Eucaristía y del Sacerdocio.

Visitar el Santuario Eucarístico, Epicentro de Peregrinación de Adoración Eucarística Mundial, localizado junto a la Ermita de la Aparición Eucarística a San Pascual Baylón sobre el año 1.560, en Orito-Monforte del Cid-Alicante-  

Otras fórmulas de Consagración a Jesús Sacramentado “por mediación de María”:

Me consagro a Jesús en el Santísimo Sacramento por tu intermediación Madre del Verbo Encarnado, Altísima Inmaculada Concepción Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra, Sagrario vivo de la Eterna Sabiduría, Nuestra Señora del Santísimo Sacramento, te pido humildemente que seas para siempre mi Reina y mi Madre, me pongo bajo tu especial protección y bajo tu dirección. Me consagro a Jesús en el Santísimo Sacramento por tu intermediación, te busco y me uno a Ti porque necesito tu amor, tu auxilio, tu ejemplo y tu gracia; sé que mientras más te ame y te sirva, más amaré y serviré fielmente a Jesús; Madre mía y modelo de los adoradores, sólo Tú me puedes enseñar cómo servir a la Eucaristía con amor y perfección.

¡María! ¡Nuestra Señora del Santísimo Sacramento!

Preséntame al Hijo, para que sea su siervo y perpetuo adorador, dedicado al servicio de la glorificación de la Real Presencia Eucarística. Presenta a Jesús mi espíritu, mi corazón y mi cuerpo, todo mi ser, para que de ahora en adelante yo pertenezca completamente a Cristo, en el tiempo y en la eternidad.

Bendito y Alabado Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús Eucaristía, Yo… Me ofrezco a Ti, Mi Salvador, al Cordero de Dios que quita los pecados del Mundo, Todo lo que Soy, y Mi preciada Vida la pongo a los Pies de la Cruz, deseo fervientemente estar siempre ante Tu Divina Presencia, Tu Divina Misericordia y Tu Divina Voluntad, Yo… Soy Tu siervo y esclavo por Amor a la Cruz de Cristo, al Amor de la Resurrección de Jesús y de Tu Sacratísimo Corazón Eucarístico Jesús Eucaristía, presente en todos los Santísimos Sagrarios y Altares del Mundo.

Nuestra Señora del Santísimo Sacramento, Madre y modelo de los adoradores, ruega por nosotros que recurrimos a Ti. Amén.

VER:  Tomás_Villanueva,_Tratado_inédito sobre la Eucaristía

VER:  TRATADO DE SAN AMBROSIO SOBRE LA EUCARISTÍA

VER: Tratado a la Verdadera Devoción a la Virgen María, pdf

Tratado a la Verdadera Devoción a María a través de una entrevista en profundidad que Victoria realiza al Padre José Francisco Hernández de los Heraldos del Evangelio:

Militiae2

#MilitiaEucharistia

Pía Unión de Fe a Jesús Eucaristía (Los Querubines de la Tierra)

Al usar este sitio, usted acepta nuestros términos de uso y nuestra política de privacidad.

consagraciones.

MILITIA EUCHARISTIA CARTEL PRESENTACIÓN

Juan 10:27-29
Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.”

La semilla de Dios Padre está en nosotros

Ustedes Son Semillas ya Sembradas, Nosotros Somos Semillas que Dios ha plantado en este mundo para dar buenos frutos para la gloria de Él. Pero muchas veces no nos damos cuenta el potencial que tenemos y el privilegio que tenemos de Ser Semillas de Dios.

elsembrador

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL
SACRAMENTUM CARITATIS
DEL SANTO PADRE
BENEDICTO XVI
AL EPISCOPADO, AL CLERO,
A LAS PERSONAS CONSAGRADAS
Y A LOS FIELES LAICOS
SOBRE LA EUCARISTÍA
FUENTE Y CULMEN DE LA VIDA
Y DE LA MISIÓN DE LA IGLESIA