Rito Romano Tradicional

Rito Romano Tradicional o Misa codificada por San Pío V

1 Rito Romano Tradicional o Misa codificada por San Pío V PRIMERA PARTE DE LA MISA La primera parte de la Misa va del comienzo al Ofertorio. Es la Misa de los Catecúmenos. Sirve de preparación al Santo Sacrificio propiamente dicho. Nos preparamos por medio de la oración, la alabanza y la instrucción. Oraciones: Oraciones al pie del altar – Kyrie – Oraciones Alabanza: Introito – Gloria – Gradual – Aleluya Instrucción: Epístola – Evangelio – (Sermón) Credo El Sacerdote recita alternadamente con el monaguillo, el salmo Judica me, que expresa la tristeza, la confianza y la alegría: Tristeza por vivir en la tierra del exilio, en medio de un mundo corrupto y enemigo de Dios, expuestos al pecado. Confianza en la misericordia Dios Padre, cuyo Hijo Jesús ha muerto para expiar nuestros pecados, y que nuevamente sobre el altar va a pedir perdón por nosotros. Finalmente alegría, al pensar en subir al altar, después de haber obtenido la paz de una buena conciencia. Este es el sentimiento de alegría que debe dominar en nosotros cada vez que asistimos a Misa. La asistencia a Misa debe ser para nosotros una dulce obligación, sobre todo los domingos EJERCICIO PREPARATORIO De rodillas (MISA DE LOS CATECÚMENOS) Una vez que el Celebrante ha preparado el Cáliz en el altar y ha registrado el Misal, baja las gradas, hace la genuflexión al Santísimo Sacramento encerrado en el Sagrario y empieza con la señal de la Cruz, diciendo (y todos los asistentes con él): In nomine Patris et Filii et Spiritus Sanctis Amen. Y luego prosigue, alternando con el monaguillo: 1/27

2 Sacerdote: Introibo ad altare Dei. Monaguillo: Ad Deum qui laetificat juventutem meam. Sacerdote: Entraré al altar de Dios. Monaguillo: Hasta Dios, que alegra mi juventud. SALMO 42 Se omite en las Misas de Difuntos y en las feriales Sacerdote: Júdica, Deus, et discerne causam meam de gente non sancta: ab homine iniquo, et doloso erue me. Monaguillo: Quia tue es, Deus, fortitudo mea: quare me repulisti et quare tristis incedo dum affligit me inimicus? Sacerdote: Emitte lucem tuam, et veritatem tuam: ipsa me deduxerunt, et adduxerunt in montem sanctum tuum, et in tabernacula tua. Monaguillo: Et introibo ad altare Dei: ad Deum qui laetificat juventutem meam. Sacerdote: onfitebor tibi in cithara Deus, Deus meus: quare tristis es, anima mea, et quare conturbas me? Monaguillo: Spera in Deo, quoniam adhuc confitebor illi : salutare vultus mei, et Deus meus. Sacerdote: Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Monaguillo: Sicut erat in principio, et nunc, et semper; et in saecula saeculorum. Amen. Sacerdote: I ntroibo ad altare Dei. Monaguillo: Ad Deum qui laetificat juventutem meam. Sacerdote: Adjuctorium nostrum in nomine Domini. Monaguillo: Qui fecit caelum et terram. Sacerdote: Júzgame oh Dios y defiende mi causa contra la gente malvada: del hombre perverso y engañador líbrame. Monaguillo: Siendo tú, oh Dios mi fortaleza cómo me siento yo desamparado, y por qué ando triste al verme molestado por mi enemigo? Sacerdote: Envíame tu luz y tu verdad: ellas me han de guiar y conducir a tu santo monte, y a tu morada del Cielo. Monaguillo: Y entraré al altar de Dios: hasta Dios que es la alegría de mi juventud. Sacerdote: Y te alabaré con la cítara, oh Dios, Dios mío: por qué estás triste, alma mía?, por qué me turbas? Monaguillo: Espera en Dios; pues aún he de celebrarte como a mi Dios y Salvador. Sacerdote: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Monaguillo: Como era en un principio y ahora y siempre y en los siglos de los siglos. Amén. Sacerdote: Entraré al altar de Dios. Monaguillo: Hasta Dios, que alegra mi juventud. Sacerdote: Nuestro socorro está en el Señor. Monaguillo: Que hizo el cielo y la tierra. Acto de Contrición y Absolución Para acercarnos a Dios debemos humillarnos y reconocernos públicamente pecadores, rezando, después del Celebrante, el Acto de contrición, y recibiendo de él la absolución de las faltas veniales: 2/27

3 Sacerdote: Confiteor Deo… Sacerdote: Yo pecador, etc. TODOS: Misereatur tui omnipotens Deus, et dimissis peccatis tuis, perducat te ad vitam aeternam. Sacerdote: Amen. Dios todopoderoso tenga misericordia de ti, y perdonados tus pecados, te lleve a la vida eterna. Sacerdote: Así sea. TODOS: Confiteor Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, Sanctis Apostolis Petro et Paulo, omnibus Sanctis, et tibi Pater; quia peccavi nimis cogitatione, verbo et opere, (dándose tres golpes de pecho) mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa; Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archagelum, beatum Joannem baptistam, sanctis Apostolos, Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et te Pater, orare pro me ad Dominum Deum nostrum. Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vos, Padre; que pequé gravemente con el pensamiento, palabra, y obra, (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios Nuestro Señor. Sacerdote: Misereatur vestri Sacerdote: Dios todopoderoso tenga Omnipotens Deus, et dimissis pecatis misericordia de vosotros, y, vestris, perducat vos ad vitam aeternam. perdonados vuestros pecados, os lleve Monaguillo: Amen. a la vida eterna. Sacerdote: Indulgentiam, absolutionem Monaguillo: Así sea. et remissionem peccatorum nostrorum, Sacerdote: El Señor todopoderoso y tribut nobis omnipotens, et misericors misericordioso nos conceda la Dominus. absolución y el perdón de nuestros Monaguillo: Amen. pecados. Sacerdote: Deus, tu conversus Monaguillo: Así sea. vivificabis nos. Sacerdote: Oh Dios, vuélvete a Monaguillo: Et plebs tua laebitur in te. nosotros y nos darás la vida. Sacerdote: Ostende nobis, Domine, Monaguillo: Y tu pueblo se alegrará misericordiam tuam. en Ti. 3/27

4 Monaguillo: Et salutare tuum da nobis. Sacerdote: Domine, exaudi orationem meam. Monaguillo: Et clamor meus ad te veniat. Sacerdote: Dominus vobiscum. Monaguillo: Et cum spiritu tuo. Sacerdote: Muéstranos, oh Señor, tu misericordia. Monaguillo: Y sálvanos. Sacerdote: Señor, escucha mi oración. Monaguillo: Y mi clamor llegue hasta Ti. Sacerdote: El Señor sea con vosotros. Monaguillo: Y con tu espíritu. EL CELEBRANTE SUBE AL ALTAR Obtenido con todo esto el beneplácito del Señor, el sacerdote junta las manos, y, subiendo las gradas del altar, besa la piedra del mismo (la piedra del Sacrificio o piedra sagrada). Este beso al altar, significa el respeto, la veneración, el amor del Sacerdote por Jesucristo, representado por el altar. La piedra del altar, siempre contiene las reliquias de Santos Mártires. Besando el altar, el Sacerdote muestra su unión con todos los Santos glorificados, reunidos en Cristo, su Señor, y nos recuerda la obligación de ofrecernos, de inmolarnos como los Santos, si es que verdaderamente queremos participar del Sacrifico de Jesucristo. Sacerdote: Aufer a nobis, quaesumus, Domine, iniquitates nostras: ut ad Sancta Sanctorum puris mereamur mentibus introire. Per Christum Dominum nostrum. Amen Sacerdote: Oramus te, Domine, per merita Sanctorum tuorum, quorum, reliquiae hic sunt, et omnium Sanctorum: ut indulgeris omnia peccata mea. Amen. Sacerdote: Borra, oh Señor, nuestras iniquidades, para que merezcamos entrar con pureza de corazón al Santo de los Santos, por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. E inclinado sobre el altar, continúa diciendo: Sacerdote: Rogámoste, Señor, que por los méritos de tus Santos, cuyas Reliquias están aquí (y besa el altar), y por los de todos los Santos, te dignes perdonar todos mis pecados. Así sea. PRIMERA INCENSACIÓN (Se omite en las misas rezadas y en las cantadas de Difuntos) El diácono presenta al Celebrante la naveta con el incienso y le pide que lo bendiga, diciendo: Diácono: Benedicite, Pater reverende. Sacerdote: Ab illo bene dicaris, in cujus honore cremaberis. Amen. Diácono: Bendiga, Padre reverendo. Sacerdote: Bende cido seas por Aquél en cuyo honor vas a ser quemado. Así sea. 4/27

5 El humo del incienso simboliza la oración de los Santos, y la nuestra, que sobre todo durante la Misa debe dirigirse hacia Dios igual que el incienso que se eleva al cielo. La incensación del altar es un homenaje de adoración a la Majestad divina, y una señal de reverencia a las reliquias de los Santos y al mismo altar. Antes de incensar, el Sacerdote, en honor de la Santísima Trinidad, pone en tres veces el incienso en el fuego del incensario, y lo bendice haciendo el signo de la Cruz. Después, inciensa primero la Cruz del altar, después las reliquias del mismo, y después al altar. Seguidamente, es incensado tres veces el Sacerdote, porque él representa a Jesucristo y es el Ministro de Dios. El Celebrante se dirige al Misal para rezar el Introito. 2. INTROITO (Cambia cada día y se encuentra en el Propio del Misal). Los fieles siguen de rodillas KYRIES Y GLORIA El Celebrante va al centro del altar, y dice: Kyrie, eleison (3 veces) Christe eleison (3 veces) Kyrie, eleison (3 veces) Señor, ten piedad de nosotros! (3 veces) Jesucristo, ten piedad de nosotros! (3 veces) Señor, ten piedad de nosotros! (3 veces) Gloria in excelsis Deo, et in terra pax hominibus bonae voluntatis. Laudamuste. Benedicimus te. Adoramuste te. Glorificamus te. Gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam. Domine Deus, Rex caelestis, Deus Pater omnipotens. Domine Filii unigenite Jesu Christe, Domine Deus, Agnus Dei, Filius Patris, Qui tollis peccata mundi, miserere nobis. Qui tollis peccata mundi, suscipe deprecationem nostram. Qui sedes ad dexteram Patris, miserere nobis. Quoniam tu solus sanctus. tu solus altisimus Jesu Christe. Cum Sancto Spiritu in gloria Dei Patris. Amen. Se unen todos al Celebrante diciendo: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombre de buena voluntad. Te alabamos. Te bendecimos. Te adoramos. Te glorificamos. Te damos gracias por tu grande gloria. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Omnipotente. Señor, Hijo unigénito Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros. Tú, que quitas los pecados del mundo, recibe nuestra suplica. Tú, que estás sentado a la diestra de Dios Padre, ten piedad de nosotros. Porque Tú sólo eres santo. Tú el sólo Señor. Tú el sólo Altísimo, Jesucristo. Con el Espíritu Santo 5/27

6 (hacen la señal de la cruz) en la gloria de Dios Padre. Así sea. Sacerdote: Dominus vobiscum. Monaguillo: Et cum spiritu tuo. Sacerdote: El Señor sea con vosotros. Monaguillo: Y con tu espíritu ORACIÓN COLECTA (Cambia cada día y se encuentra en el Propio del Misal) Puede haber dos, tres o más “Colectas”, según el rito y la categoría de la fiesta. Los fieles pueden contentarse con la primera, que es la principal ª Lectura bíblica: EPÍSTOLA (Cambia cada día y se encuentra en el Propio del Misal) Terminada la epístola responde el Diácono: Deo Gratias.) 6. – Salmodia: GRADUAL-ALELUYA-TRACTO (Cambia cada día y se encuentra en el Propio del Misal) ª Lectura bíblica: EVANGELIO (Cambia cada día y se encuentra en el Propio del Misal) No atreviéndose a poner en sus labios la palabra de Dios sin antes purificarlos convenientemente, el Celebrante (y en las misas cantadas el Diácono), reza esta breve oración preparatoria, con la que también los fieles se han de disponer para leer el Evangelio: Munda cor meum, ac labia mea, omnipotens Deus, qui labia Isaiae Prophetae calculo mundasti ignito, ita me tua grata miseratione dignare mudare, ut sanctum Evangelium tuum digne valeam nuntiare. Per Christum Dominum nostrum. Amen. Jube, Domine, benedicere. Purifica mi corazón y mis labios, oh Dios todopoderoso, Tú que purificaste con una brasa los labios del Profeta Isaías, y dígnate por tu misericordia purificarme a mí de tal modo que pueda anunciar dignamente tu santo Evangelio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. Dígnate, Señor, bendecirme. Dominus sit in corde meo et in labiis meis ut digne et competenter annuntiem Evangelium suum. Amen. El señor esté en mi corazón y en mis labios, para que pueda anunciar digna y competentemente su Evangelio. Así sea. 6/27

7 Sacerdote: Dominus vobiscum. Monaguillo: Et cum spiritu tuo. Sacerdote: Sequentia sancti Evangelii secundum N… Monaguillo: Gloria tibi, Domine. De pie Sacerdote: El Señor sea con vosotros. Monaguillo: Y con tu espíritu. Sacerdote: Continuación del santo Evangelio según N… Monaguillo: Glorificado seas, oh Señor. Sigue la lectura o canto del Evangelio del día. Todos lo escuchan de pie. al terminar de leerlo, el Sacerdote besa el Misal en señal de respeto. Terminado el Evangelio, se responde: Laus tibi Christi. 8. CREDO (Se dice todos los domingos, fiestas de precepto, fiestas de Nuestro Señor, de la Virgen, de los Apóstoles, de los Doctores, etc.) Ahora rezan todos los asistentes, con el Celebrante, la siguiente solemne profesión de fe: Credo in unum Deum Patrem omnipotentem, factorem coeli et terrae, visibilium omnium et invisibilium. Et in unum Dominum Jesum Christum, Filium Dei unigenitum. Et ex Patre natum, ante omnia saecula. Deum de Deo lumen de lumine, Deo verum de Deo vero. Genitum non factum, consubstantialem Patri; per quem omnia facta sunt. Qui propter nos homines et propter nostram salutem descendit de coelis. Creo en un solo Dios Padre todopoderoso. Creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles. Y en un solo Señor, Jesucristo. Hijo unigénito de Dios. Y nacido del Padre, antes de todos los siglos. Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero. Engendrado, no formado; consubstancial al Padre, y por quien todo ha sido creado. El mismo que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó de los cielos. Se arrodillan todos ET INCARNATUS EST DE SPIRITU SANCTO EX MARIA VIRGINE: ET HOMO FACTUS EST. Crucifixus etiam pro nobis sub Pontio Pilato passus, et sepultus est. et resurrexit tertia die, secundum Scripturas. Et ascendit in coelum; sedet ad dexteram Patris. Et iterum venturus est cum gloria judicare vivos et mortuos; cujus regni non erit finis. Et in Spiritum Sanctum, Dominum et vivificantem: qui ex Patris Filioque procedit. Qui Y SE ENCARNÓ POR OBRA DEL ESPÍRITU SANTO, EN LAS ENTRAÑAS DE LA VIRGEN MARÍA Y SE HIZO HOMBRE. Fue también crucificado por nosotros bajo el poder de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado. Y resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. Y subió al cielo y está sentado a la diestra del Padre. Y otra vez vendrá con gloria a juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin. Creo también en el 7/27

8 cum Patre et Filio simul adoratur, et conglorificatur; qui locutus est per Prophetas. Et unam sanctam, catholicam et apostolicam Ecclesiam. Confiteor unum baptisma in remissionem peccatorum. Et expecto resurrectionemmortuorum. Et vitam venturi saeculi. Amen. Sacerdote: Dominus vobiscum. Monaguillo: Et cum spiritu tuo. Espíritu Santo, Señor y vivificador, el cual procede del Padre y del Hijo. Quien con el Padre y el Hijo, es al mismo tiempo adorado y glorificado, el cual habló por boca de los profetas. Creo en la Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Y espero la resurrección de los muertos y la vida (hacen la señal de la cruz) del siglo venidero. Así sea. Sacerdote: El Señor sea con vosotros. Monaguillo: Y con tu espíritu. SEGUNDA PARTE DE LA MISA (MISA DE LOS FIELES) 1ª DIVISIÓN – EL OFERTORIO 9. – EL OFERTORIO (Cambia cada día y se encuentra en el Propio del Misal) OFRECIMIENTO DE LA HOSTIA El Sacerdote ofrece la Hostia grande (y también las pequeñas si las hubiere). Levantando la patena con la Hostia, dice: Sacerdote: Suscipe, sancte Pater, omnipotens aeterne Deus, hanc immaculatam Hostiam, quam ego indignus famulus tuus offero tibi, Deo meo vivo, et vero, pro innumerabilibus peccatis, et offensonibus, et negligentilis meis, et pro omnibus circunstatibus, sed et pro omnibus, fidelibus christianis: ut mihi et illis proficiat ad salutem in vitam aeternam. Amen. Sacerdote: Recibe, oh Padre Santo, omnipotente y eterno Dios, esta que va a ser Hostia inmaculada y que yo, indigno siervo tuyo, te ofrezco a Ti, mi Dios vivo y verdadero, por mis innumerables pecados, ofensas y negligencias, y por todos los circunstantes, así como también por todos los fieles cristianos vivos y difuntos; a fin de que a mí y a ellos nos aproveche para la salvación y vida eterna. Así sea. 8/27

9 El Sacerdote echa en el Cáliz un poco de vino con unas gotas de agua, símbolo el vino de la Divinidad y el agua de la Humanidad. Jesús, Hijo de Dios, Dios y Hombre, va a ofrecerse sobre el altar, y, con Él, se ofrecerán, unidos al Celebrante, todos los asistentes. Todos los fieles, junto con Jesucristo, formamos un cuerpo misterioso, un cuerpo místico: Jesucristo es la cabeza y nosotros los miembros. Sacerdote: Deus, qui humanae substantiae dignatem mirabiliter condisti, et mirabilius reformasti: da nobis per hujus aquae et vini mysterium, ejus Divinitatis esse consortes, qui humanitatis nostrae fieri dignatus est particeps, Jesus Christus, Filius tuus, Dominus noster. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus: per omnia saecula saeculorum. Amen. Sacerdote: Oh Dios, que maravillosamente formaste la naturaleza humana y mas maravillosamente la reformaste: haznos, por el misterio de esta agua y vino, participar de la divinidad de Aquel que se digno hacerse participante de nuestra humanidad, Jesucristo, tu Hijo Señor nuestro, que, Dios como es, contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Así sea OFRECIMIENTO DEL CÁLIZ Sacerdote: Oferimus tibi, Domine, calicem salutaris, tuam deprecantes clamentiam: ut in conspectu divinae Majestatis tuae, pro nostra et totius mundi salute cum odore suavitatis ascendat. Amen. Sacerdote: Te ofrecemos, Señor, el Cáliz de salvación, implorando de tu clemencia que llegue en olor de suavidad hasta el acatamiento de tu Divina Majestad, para nuestra salvación y la de todo el mundo. Así sea OFRECIMIENTO DEL SACERDOTE Y DE LOS FIELES Sacerdote: In spiritu humilitatis et in animo contrito suscipiamur a te, Domine: et sic fiat sacrificium nostrum in conspectu tuo hodie, ut placeat tibi, Domine Deus. Sacerdote: Recíbenos, Señor, animados de un espíritu humilde y de un corazón arrepentido: y tal efecto produzca hoy nuestro sacrificio en tu presencia, que del todo te agrade, oh Señor y Dios nuestro! Y bendiciendo las ofrendas, el Celebrante continúa: Sacerdote: Veni santificator omnipotens aeterne Deus: et bene dic hoc sacrificium tuo sacto nomini praeparatm. Sacerdote: Ven, oh Dios santificador, omnipotente y eterno, y ben dice este sacrificio preparado para gloria de tu santo nombre! SEGUNDA INCENSACIÓN (Se omite en las misas rezadas) 9/27

10 Esta nueva incensación tiene por objeto honrar el Cáliz y la Hostia ofrecidos, el altar, el Celebrante, los Ministros sagrados, y todos los fieles asistentes, envolviéndolo todo en una misma oleada de fervorosa oración. Antes de hacer uso del incienso, el Celebrante lo bendice diciendo: Per intercessionem beati Michaelis Archangeli, statis a dextris altaris incensi, et omnium electorum suorum, incensum istud dignetur Dominus bene dicere, et in odorem suavitatis accipere. Per Christum dominum nostrum. Amen Por la intercesión de San Miguel Arcángel, que asiste a la diestra del altar de los perfumes, y de todos sus elegidos, dígnese el Señor ben decir este incienso y recibirlo en olor de suavidad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. Empieza por incensar las ofrendas, diciendo: Incensum istud a te benedictum, ascendat ad te, Domine, et descendat super nos misericordia tua. Suba, oh Señor, hasta Ti este incienso que Tú has bendecido, y descienda sobre nosotros tu misericordia. Dirigatur, Domine, oratio mea sicut incensum in conspectu tuo: elevatio manuum mearum sacrificium vespertinum. Pone, Domine, custodiam ori meo, et ostium circumstatiae labiis meis; ur non declinet cor meum in verba malitiae, ad excusandas escusationes in peccatis. Ahora inciensa el Crucifijo y el altar, diciendo: SALMO 140 Suba mi oración, oh Señor, como sube este incienso; valga la elevación de mis manos como el sacrificio vespertino. Pon, oh Señor, guarda a mi boca y un candado a mis labios, para que mi corazón no se desahogue con expresiones maliciosas, buscando cómo excusar mis pecados. Y al entregar el incienso al Diácono, le dice: Ascendat in nobis Dominus ignem sui amoris, et flamman aeternae caritatis. Amen. Encienda el Señor en nosotros el fuego de su amor y la llama de su eterna caridad. Así sea. Y el Diácono inciensa al Celebrante y a los Ministros, y si hay Coro, al clero, y el turiferario inciensa con tres golpes al pueblo en general LAVATORIO DE LAS MANOS El Celebrante, aunque tiene las manos limpias, se las lava para expresar el deseo que tiene de la pureza interior, tan necesaria para tratar con Dios. Entre tanto reza el Salmo /27

11 SALMO 25 Lavabo inter innocentes manus meas: et circumdabo altare tuum, Domine Ut audiam vocem laudis: et enarrem universa mirabilia tua. Domine, dilexi decorem domus tuae: et locum habitationis gloriae tuae. No perdas cum impiis, Deus animam meam: et cum viris sanguinum vitam meam. In quorum manibus iniquitqtes sunt: dextera eorum repleta est muneribus. Ego autem in innocentia mea ingressus sum: redime me, et miserere mei. Pes meus stetit in directo: in ecclesiis benedicam te, Domine. Gloria Patri… Sicut erat… Lavaré mis manos entre los inocentes; y me pondré oh Señor, al servicio de tu altar. Para hacerme eco de los cánticos de alabanza, y proclamar todas tus maravillas. Para hacerme eco de los cánticos de alabanza, y proclamar todas tus maravillas. Yo he amado, oh Señor, el decoro de tu casa, y la mansión de tu gloria. No pierdas, Dios mío, mi alma con los impíos, ni mi vida con los hombres sanguinarios. Cuyas manos están manchadas de maldad, y su diestra cargada de sobornos. Yo, en cambio, he procedido con inocencia; líbrame Tú y ten piedad de mí. Mi pie ha andado por el camino recto: por lo que podre alabarte, oh Señor en las asambleas de los fieles. Gloria al Padre… Como era RECOMENDACIÓN DE LA HOSTIA Y DEL CÁLIZ Volviendo al medio del altar e inclinado, el sacerdote recomienda a la Santísima Trinidad el Sacrificio que está celebrando para gloria de Dios, honra de los Santos y provecho de los hombres, diciendo: Suscipe sancta Trinitas, hanc oblationem, quam tibi offerimus ob memoriam passionis, resurrectionis, et ascensionis Jesu Christi Domini nostri: et in honorem beatae Mariae semper virginis, et beati Joannis Baptistae, et sanctorum Apostolorum Petri et Pauli, et istorum, et omnium Sanctorum: ut Recibe, oh Trinidad Santa, esta oblación que te ofrecemos en memoria de la Pasión, Resurrección y Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo y en honor de la bienaventurada siempre Virgen María, del bienaventurado San Juan Bautista y de los Santos Apóstoles San Pedro y San 11/27

12 illis proficiat ad honorem, nobis autem ad salutem, et illi pro nobis intercedere dignentur in coelis, quorum memoriam agimus in terris. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen INTERCAMBIO DE ORACIONES Pablo, y de éstos y de todos los Santos; para que a ellos les sirva de honor y a nosotros nos aproveche para la salvación, y se dignen interceder por nosotros en el cielo aquellos de quienes hacemos memoria en la tierra. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. El sacerdote besa el altar, se vuelve hacia el pueblo y, abriendo y cerrando los brazos como para abrazar a todos en nombre de Cristo, cuyas veces está haciendo, se encomienda a sus oraciones diciendo: Orate fratres: ut meum ac vestrum sacrificium acceptabile fiat apud Deum Patrem omnipotens. Orad, hermanos, a fin de que mi sacrificio y el vuestro, sea aceptado en el acatamiento de Dios, Padre omnipotente El pueblo le responde, orando por él, en estos términos: Todos: Suscipiat Dominus sacrificium de manibus tuis ad laudem et gloriam nominis sui, ad utilitatem quoque nostram, totiusque Ecclesiae tuae sanctae. El Señor reciba de tus manos este Sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, y para nuestro provecho y el de toda su Santa Iglesia. Amén ORACIÓN-SECRETA (Cambia cada día y se encuentra en el Propio del Misal) La Oración-Secreta puede ser una, dos, tres, o más, según haya sido el número de las “Colectas”. 2ª DIVISIÓN. – LA CONSAGRACIÓN PREFACIO (El prefacio cambia en algunas festividades) A modo de introducción, entre Celebrante y monaguillo (o el coro en las Misas cantadas), se entabla el siguiente diálogo: Sacerdote: Per omnia saecula Sacerdote: Por todos los siglos de los 12/27

13 saeculorum. Monaguillo: Amen. Sacerdote: Dominus vobiscum. Sacerdote: Sursum corda. Monaguillo: Habemus ad Dominum. Sacerdote: Gratias agamus Domino Deo nostro. Monaguillo: Dignum et justum est. siglos. Monaguillo: Así sea. Sacerdote: El Señor sea con vosotros. Sacerdote: Arriba los corazones! Monaguillo: Ya los tenemos unidos al Señor Sacerdote: Demos gracias al Señor Dios nuestro. Monaguillo: Digno y justo es. Prefacio de los domingos ordinarios Vere dignum et justum ets aequum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus. Qui cumm unigenito Filio tuo, et Spiritu Sancto, unus es Deus, unus es Dominus: non in unius singularitate personae, sed in unius Trinitate substantiae. Quod enim de tua gloria, revelante te, credimus, hoc de Filio tuo, hoc de Spiritu Sancto, sine differentia discretionis sentimus. Ut in confessione verae, sempiternaeque Deitatis, et in personis Proprietas, et in essentia unitas, et in majestate adoretur aequalitas. Quam laudat Angeli atque Arcangeli, Cherubim quoque ac Sraphim: qui non cessant clamare quotidie, una voce dicentes: Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar oh Señor Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios! Quien, con tu Hijo unigénito y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, eres un solo Señor: no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia. Porque cuanto creemos, por habérnoslo Tu revelado, acerca de tu gloria, creémoslo igualmente de tu Hijo, y del Espíritu Santo, sin haber diferencia ni separación. De modo que, al reconocer una sola verdadera y eterna Divinidad, sea también adorada la propiedad en las personas, la unidad en la esencia y la igualdad en la majestad. A la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines y los Serafines, que no cesan de cantar diariamente, diciendo a coro: Y dicen todos de rodillas: Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de Deus Sabaoth. Pleni sunt caeli, et terra los Ejércitos. Llenos están los cielos y gloria tua. Hosanna in excelsis. la Tierra de tu gloria. Hosanna en las Benedictus qui venit in nomine Domini. alturas: Bendito el que viene en nombre Hosanna in excelsis. del Señor. Hosanna en las alturas. CANON DE LA MISA 13/27

14 18. – PLEGARIA POR LA IGLESIA El Celebrante, levantando los brazos y los ojos hacia el Crucifijo, como para acercárselo más a Cristo y mejor identificar el Calvario con el Altar, reza profundamente inclinado y en silencio: T e igitur, clementissime Pater, per Jesum Christum Filium tuum Dominum nostrum, supplices rogamus ac petimus, uti accepta habeas, et benedicas, haec dona, haec munera, haec sancta sacrificia illibata, in primis, quae tibi offerimus pro Ecclesia tua sancta catholica: quam pacificare, custodire, adunare, et regere digneris toto orbe terrarum: unacum famulo tuo Papa nostro N. et Antistite nostro N. et omnibus orthodoxis, atque cattholicae et Apostolicae fidei cultoribus “MEMENTO” DE LOS VIVOS T e pedimos, pues, y humildemente te rogamos, oh Padre clementísimo, por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que recibas y bendigas estos dones, estas ofrendas y estos santos y puros sacrificios; que te ofrecemos, en primer lugar, por tu Santa Iglesia católica, para que te dignes darle la paz, guardarla, unificarla, y gobernarla en toda la redondez de la tierra, juntamente con tu siervo el Papa N., nuestro Prelado N., y todos los que profesan la verdadera fe católica y apostólica. El Celebrante extiende y junta las manos mirando al Crucifijo, reza las primeras palabras de la siguiente oración (hasta N., N.), y, después de una breve pausa, para encomendar a algunas personas en particular y nominalmente, prosigue lo demás: Memento Domine famulorum, famularumque tuarum N. et N. et omnium circumstantium, quorum tibi fides cognita est, et nota devotio, pro quibus tibi offerimus: vel qui tibi offerunt hoc sacrificium laudis pro se, suisque omnibus: pro redemptione animarum suarum, pro spe salutis et incolumitatis suae : tibique reddunt vota sua aeterno Deo vivo et vero CONMEMORACIÓN DE LOS SANTOS Acuérdate, Señor, de tus siervos y siervas N. y N., y de todos los circunstantes, cuya fe y devoción te son conocidos; por los que te ofrecemos, o que ellos mismos te ofrecen, este sacrificio de alabanza, por sí y por todos los suyos, por el rescate de sus almas, y por su salud y bienestar corporal; y que también te tributan sus homenajes a Ti, Dios eterno, vivo y verdadero. Para que la oración de la Iglesia militante sea mejor atendida por Dios Padre, invoca ahora el Celebrante la intercesión de la Santísima Virgen y de los Santos de la Iglesia triunfante, en cuyo honor se ofrece también este Sacrificio: Communicantes, et memoriam venerantes, in primis gloriosae semper virginis Mariae genitricis Dei et Domini nostri Jesu Christi: sed et beati Joseph, ejusdem virginis sponsi et beatorum Unidos por la comunión de los Santos *** y honrando, primeramente, la memoria de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Jesucristo, Señor y Dios nuestro, y la de tus 14/27

15 Apostolorum ac martyrum tuorum, Petri bienaventurados Apóstoles y Mártires: et Pauli, Andreae, Jacobi, Joannis, Pedro y Pablo, Andrés, Santiago, Juan, Thomae, Jacobi, Philippi, Tomás, Santiago, Felipe, Bartolomé, Bartholomaei, Matthaei, Simonis et Mateo, Simón y Tadeo, Lino, Thaddaei: Lini, Cleti, Clementis, Xysti, Clemente, Sixto, Cornelio, Cipriano, Cornelii, Cypriani, Laurentii, Lorenzo, Crisógono, Juan y Pablo, Chrysogoni, Joannis et Pauli, Cosmae et Cosme y Damián, y de todos tus Damiani, et omnium sanctorum tuorum: Santos; te pedimos, por sus méritos e quorum meritis precibusque concedas, intercesión, nos concedas ser ut in omnibus protectionis tuae fortalecidos en todo con el auxilio de tu muniamur auxilio. Per eumdem protección. Por el mismo Jesucristo Christum Dominum nostrum. Amen. Nuestro Señor. Así sea JESUCRISTO, NUESTRA VÍCTIMA Cumplido el deber de caridad de encomendar a Dios a la Iglesia militante y triunfante, el Celebrante concentra toda la atención sobre el Cáliz y la Hostia, y extiende sobre ellos ambas manos como para descargar sobre Jesucristo todos nuestros pecados y responsabilidades y constituirlo nuestra Víctima. Hanc igitur oblationem servitutis nostrae, sed et cunctae familiae tuae, quaesumus, Domine, ut placatus accipias : diesque nostros in tua pace disponas, atque ab aeterna damnatione nos eripi, et in electorum tuorum jubeas grege numerari. Per Christum Dominum nostrum. Amen. Por lo mismo, Señor, te rogamos te dignes admitir favorablemente esta ofrenda en testimonio de nuestra dependencia y de toda tu familia: y hacer que pasemos, en paz contigo, los días de nuestra vida, que nos veamos libres de la condenación eterna y seamos por Tí incluidos en el número de tus escogidos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. El Celebrante hace algunas señales de la cruz sobre el pan y el vino. El monaguillo toca la campanilla y, en las Misas rezadas, sube a la grada para levantar la casulla del sacerdote, facilitándole así sus movimientos. Quam oblationem tu, Deus, in omnibus, quaesumus benedictam adscriptam, ratam rationabilem, acceptabilemque facere digneris: ut nobis Corpus et Sanguis fiat dilectissimi Filii tui Domini nostri Jesu Christi. La cual ofrenda, suplicamoste, oh Dios, te dignes ordenar sea ben dita, adscri ta, ratifi cada, racional y agradable: de suerte que se convierta, para nuestro provecho, en el Cuer po y San gre de tu muy amado Hijo Jesucristo, Nuestro Señor. 22- CONSAGRACIÓN Y ELEVACIÓN DE LA HOSTIA Ha llegado el momento más solemne de la misa. Por orden del Señor se va a renovar la última Cena. “El Sacrificio que se ofrece sobre el altar, dice el Concilio de Trento, es el 15/27

16 mismo que fue ofrecido sobre el Calvario: es el mismo Sacerdote, la misma Víctima”. Aunque nuestro Señor se halla todo entero bajo cada una de las Especies consagradas, puesto que ya no puede morir, el pan es cambiado en el Cuerpo de Jesucristo y el vino en su Sangre. De un modo incruento, aunque maravilloso, háyase sobre el altar representado el monte Calvario, en el cual la Sangre de Jesús quedó separada de su sagrado Cuerpo. El Sacerdote toma primero la Hostia con ambas manos, diciendo y haciendo lo que el siguiente texto evangélico indica, y, después de consagrarla, la eleva, para adorarla él y ofrecerla a la adoración de todos los asistentes: QUI PRIDIE QUAM PATERETUR, EL CUAL, LA VÍSPERA DE SU ACCEPIT PANEM IN SANCTAS AC PASIÓN, TOMÓ UN PAN EN SUS VENERABILES MANUS SUAS: ET SANTAS Y VENERABLES MANOS, ELEVATIS OCULIS IN COELUM AD Y LEVANTANDO LOS OJOS AL TE DEUM PATREM SUUM CIELO EN DIRECCIÓN A TI, OH OMNIPOTENTEM, TIBI GRATIAS DIOS, SU PADRE OMNIPOTENTE, AGENS, BENEDIXIT, FREGIT, DÁNDOTE LAS GRACIAS, LO DEDITQUE DISCIPULIS SUIS, BENDIJO, LO PARTIÓ Y SE LO DIÓ DICENS: “ACCIPITE ET A SUS DISCÍPULOS, DICIENDO: MANDUCATE EX HOC OMNES : TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL HOC EST ENIM CORPUS MEUM El ayudante toca la campanilla al hacer el Sacerdote la genuflexión, al elevar la Hostia y al arrodillarse de nuevo. La elevación de las sagradas Especies después de la Consagración fue y será una protesta contra los herejes que negaban y niegan la presencia real. La S. Congregación de la Penitencia concedió una indulgencia de 7 años a los que mirando a la Hostia, dijeren con Santo Tomás: ” Señor mío y Dios mío!” CONSAGRACIÓN Y ELEVACIÓN DEL CÁLIZ El Celebrante toma ahora con ambas manos el Cáliz, diciendo y haciendo lo que el siguiente texto evangélico indica, y después de consagrarlo, lo eleva, para adorarlo él y ofrecerlo a la adoración de los asistentes: SIMILI MODO POSTQUAM COENATUM EST, ACCIPIENS ET HUNC PRAECLARUM CALICEM IN SANCTAS AC VENERABILES MANUS SUAS: ITEM TIBI GRATIAS AGENS, BENEDIXIT DEDITQUE DISCIPULIS SUIS, DICENS : “ACCIPITE ET BIBITE EX EO OMNES: DE IGUAL MODO, AL TERMINAR LA CENA TOMÓ TAMBIÉN ESTE PRECIOSO CÁLIZ EN SUS SANTAS Y VENERABLES MANOS, Y DÁNDOTE DE NUEVO GRACIAS, LO BENDI JO, Y SE LO DIO A SUS DISCÍPULOS, DICIENDO: TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL. 16/27

17 HIC EST ENIM CALIX SANGUINIS MEI, NOVI ET AETERNI TESTAMENTI: -MYSTERIUM FIDEI- QUI PRO VOBIS ET PRO MULTIS EFFUNDETUR IN REMISIONEM PECCATORUM HAEC QUOTIESCUMQUE FECERITIS IN MEI MEMORIAM FACIETIS CUANTAS VECES HICIÉREIS ESTO, HACEDLO EN MEMORIA DE MÍ Ya está obrado el milagro de la transubstanciación. Lo que hay ahora sobre el altar ya no es pan ni vino, sino el verdadero Cuerpo y Sangre del Señor. Jesucristo está aquí vivo y glorioso, como en el cielo. Eso enseña la fe y eso debemos creer, aunque a nuestros sentidos les parezca otra cosa. Lo creemos, porque Dios nos lo asegura y Dios no puede engañarnos CONMEMORACIÓN DE LA PASIÓN, RESURRECCIÓN Y ASCENSIÓN DEL SEÑOR La Víctima está inmolada sacramentalmente; el sacerdote va a ofrecerla al Padre, recordando el encargo de Jesús y los principales misterios de la vida del Salvador. Continúa con los brazos extendidos: Por lo cual, oh Señor, acordándonos Unde et memores Domine, nos servi nosotros tus siervos y tu pueblo santo, tui, sed et plebs tua sancta, ejusdem así de la dichosa Pasión de tu mismo Christi Filii tui Domini nostri tam Hijo y Señor nuestro Jesucristo, como beatae passionis, nec non et ab inferis de su resurrección del sepulcro, y de su resurrectionis, sed et in coelos gloriosae gloriosa Ascensión a los cielos: ascensionis: offerimus praeclarae ofrecemos a tu Majestad, de entre tus majestati tuae de tuis donis ac datis, dones y dádivas, una Hostia pura, una Hostiam puram, Hostiam sanctam, Hostia santa, una Hostia Hostiam immaculatam, Panem inmaculada, el Pan santo de la vida sanctum vitae aeternae, et Calicem eterna y el Cáliz de perpetua salutis perpetuae. salvación. Si Dios aceptó los sacrificios del Antiguo Testamento, figuras tan sólo del Sacrificio del Calvario, con mayor motivo aceptará el del altar. 17/27

18 25. – RECOMENDACIÓN DEL SACRIFICIO Y sigue orando, con los brazos extendidos, para encomendar a Dios Padre el Sacrificio eucarístico que está celebrando. Supra quae propitio ac sereno vultu respicere digneris: et accepta habere, sicuti accepta habere dignatus es munera pueri tui justi Abel, et sacrificium patriarchae nostri Abrahae: et quod tibi obtulit summus sacerdos tuus Melchisedech, sanctum sacrificium, immaculatam Hostiam. Sobre las cuales ofrendas dígnate mirar con ojos favorables y semblante apacible, y aceptarlas como tuviste a bien aceptar los dones de tu siervo el inocente Abel, y es Sacrificio de nuestro Patriarca Abrahán, así como también el que te ofreció tu Sumo Sacerdote Melquisedec: sacrificio aquel santo, Hostia inmaculada. El sacerdote se inclina profundamente, y recuerda que la Hostia inmolada en el altar de nuestras Iglesias es aquel Cordero “inmolado” que está en el cielo sobre el altar de oro “delante del trono de Dios” (Apoc. 3.) Comulgar de tal Hostia es sentarse en la mesa del Padre celestial, con quien Jesucristo nos ha reconciliado mediante el sacrificio de la cruz y del altar. Supplices te rogamus, omnipotens Deus; jube haec perferri per manus sancti Angeli tui in sublime altare tuum, in conspectu divinae majestatis tuae: ut quotquot ex hac altaris participatione, sacrosanctum Filii tui Corpus et Sanquinem sumpserimus omni benedictione coelesti et gratia repleamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen “MEMENTO” DE LOS DIFUNTOS Humildemente te suplicamos, oh Dios todopoderoso, que mandes transportar estas ofrendas por manos de tu santo Ángel a tu altar celestial y hasta el acatamiento de tu divina Majestad: a fin de que todos cuantos, comulgando en este altar, recibiéremos el santo Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, seamos colmados de todas las bendiciones y gracias celestiales. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. El Celebrante ruega ahora por los difuntos. “Las almas del purgatorio son aliviadas durante el Sacrificio ofrecido a su intención”, dice S. Jerónimo. El Sacerdote extiende y junta las manos mirando el Crucifijo, reza las primeras palabras de la siguiente oración (hasta N. N.), y, después de una breve pausa para encomendar a Dios algunos difuntos en particular y nominalmente, prosigue lo demás con los ojos fijos en la Hostia. Memento etiam, Domine, famulorum famularumque tuarum N. et N. qui nos praecesserunt cum signo fidei, et dormiunt in somno pacis. P: Ipsis Domine, et omnibus in Christo quiescentibus, locum refrigerii, lucis et pacis, ut indulgeas, deprecamur, per Acuérdate también, Señor, de tus siervos y siervas N. N., que nos han precedido con la señal de la fe y duermen el sueño de la paz. A ellos, oh Señor, y a todos los que descansan en Cristo, rogámoste los coloques en el lugar del refrigerio, de la luz y de la 18/27

19 eumdem Christum Dominum nostrum. Amen. paz. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Así sea ORACIÓN POR NOSOTROS, LOS PECADORES Un golpe de pecho, y una declaración rotunda y sincera de nuestra condición de pecadores es lo que mejor cuadra ahora, en presencia de la sagrada Víctima, al pedir por caridad un lugar en el cielo en compañía de todos los Santos. Se une así, al recuerdo de la Iglesia purgante el de la militante y triunfante. Nobis quoque peccatoribus famulis tuis, de multitudine miserationum tuarum sperantibus, partem aliquam et societatem donare digneris, cum tuis sanctis Apostolis et Martyribus: cum Joanne, Stephano, Matthia, Barnaba, Ignatio, Alexandro, Marcellino, Petro, Felicitate, Perpetua, Agatha, Lucia, Agnete, Caecilia, Anastasia, et omnibus sanctis tuis: intra quorum nos consortium, non aestimator meriti, sed veniae, quaesumus, largitor admitte. Per Christum Dominum nostrum. Amen. También a nosotros, tus siervos pecadores, que confiamos en la abundancia de tu misericordia, dígnate darnos participación y entrada con tus Santos Apóstoles y Mártires: con Juan, Esteban, Matías, Bernabé, Ignacio, Alejandro, Marcelino, Pedro, Felicidad, Perpetua, Águeda, Lucía, Inés, Cecilia, Anastasia, y todos tus Santos: en cuya compañía te rogamos nos admitas, no en atención a nuestros méritos, sino por tu gran misericordia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. Y trazando tres veces la señal de la cruz sobre la Hostia y el Cáliz, el Sacerdote prosigue diciendo: Per quem haec omnia, Domine, semper bona creas, sanctificas vivificas benedicis et praestas nobis. Por quien siempre produces, oh Señor, todos estos bienes, los santi ficas, los vivi ficas, los ben dices y nos los otorgas FIN DEL “CANON” Y PEQUEÑA ELEVACIÓN Y trazando cinco nuevas cruces (esta vez con la Hostia consagrada) y la siguiente fórmula de alabanza o doxología, termina la serie de preces que componen el “Canon”: PER IPSUM, ET CUM IPSO, ET IN IPSO, EST TIBI DEO PATRI OMNIPOTENTI, IN UNITATE SPRITUS SANCTI, OMNIS HONOR ET GLORIA. Sacerdote: Per omnia saecula saeculorum. Monaguillo: Amen. POR ÉL Y CON ÉL Y EN ÉL A TI, DIOS PADRE OMNIPOTENTE, EN UNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO, SE DIRIGE TODO HONOR Y GLORIA. Sacerdote: Por todos los siglos de los siglos. Monaguillo: Así sea. 19/27

20 Retengamos esta gran verdad “Por Cristo, con Cristo y en Cristo, damos a Dios (en la santa Misa) todo honor y toda gloria”. De ahí que la Misa sea el homenaje más grande y más valioso de cuantos podamos tributar en este mundo a la Divinidad. 3ª DIVISIÓN. – LA COMUNIÓN ª ORACIÓN PREPARATORIA PARA LA COMUNIÓN Sacerdote: Oremus. Praeceptis salutaribus moniti, et divina institutione formati, audemus dicere: Pater noster, qui es in coelis; sanctificetur nomen tuum; adveniat regnum tuum: fiat voluntas tua sicut in coelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie; et dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem. Monaguillo: Sed libera nos a malo. Sacerdote: Amen. Libera nos, quaesumus Domine, ab omnibus malis praeteritis, praesentibus, et futuris: et intercedente beata et gloriosa semper Virgine Dei Genitrice Maria, cum beatis Apostolis tuis Petro at Paulo, atque Andrea, et omnibus sanctis, da propitius pacem in diebus nostris: ut ope misericordiae tuae adjuti, et a peccato simus semper liberi, et ab omni perturbatione securi. Per eumdem Dominum nostrum Jesum Christum Filium tuum. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus. Per omnia saecula saeculorum. Monaguillo: Amen. La Oración Dominical: Sacerdote: Oremos. Teniendo en cuenta la orden del Señor y aleccionados por el divino Maestro, nos atrevemos a exclamar: Padre nuestro, que estás en los cielos. Santificado sea el tu nombre. Venga a nos el tu reino. Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación. Monaguillo: Mas líbranos del mal. Sacerdote: Así sea. Líbranos, si, Señor, de todos los males pasados, presentes y futuros; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Dios, y de tus bienaventurados Apóstoles San Pedro, San Pablo y San Andrés, y todos los demás Santos danos bondadosamente la paz en nuestros días; a fin de que, asistidos con el auxilio de Tu misericordia, estemos siempre libres de pecado y al abrigo de cualquier perturbación. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro e Hijo tuyo, que, Dios como es, contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo. Por los siglos de los siglos. Monaguillo: Así sea. 20/27

21 30. – FRACCIÓN DE LA HOSTIA Jesucristo lo pacifica todo por medio de su Sangre. Por eso es Sacerdote, con la partícula de la Hostia que acaba de dividir en tres partes, hace tres veces la señal de la cruz sobre el Cáliz diciendo: Sacerdote: Pax Domini sit semper vobiscum. Monaguillo: Et cum spiritu tuo. Sacerdote: La paz del Señor sea siempre con vosotros. Monaguillo: Y con tu espíritu. El Sacerdote deja caer en el Cáliz la partícula de la Hostia. Sacerdote: Haec commixtio et consecratio Corporis et Sanguinis Domini nostri Jesu Christi fiat accipientibus nobis in vitam aeternam. Amen. Sacerdote: Que esta mezcla de los elementos consagrados del Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, nos aproveche a quienes la recibimos, para la vida eterna. Así sea. El Sacerdote dice por tres veces golpeándose el pecho, lo que dijo S. Juan Bautista señalando a los judíos al Mesías que los debía salvar ª ORACIÓN PREPARATORIA PARA LA COMUNIÓN Los “Agnus Dei”: Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis. Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis. Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, dona nobis pacem Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo ten misericordia de nosotros! Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo ten misericordia de nosotros! Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo danos la paz! ORACIÓN POR LA PAZ Domine Jesu Christe, qui dixisti Apostolis tuis: pacem relinquo vobis, pacem meam do vobis: ne respicias peccata mea, sed fidem Ecclesiae tuae; eamque secundum voluntatem tuam pacificare et coadunare digneris. Qui vivis et regnas Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen. Señor Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: Mi paz os dejo, mi paz os doy; no te fijes en mis pecados, sino en la fe de tu Iglesia, a la cual dígnate pacificarla y unirla conforme a tu voluntad. Tú que vives y reinas por todos los siglos de los siglos. Así sea. 21/27

22 33. – ÚLTIMAS ORACIONES PREPARATORIAS PARA LA COMUNIÓN Y siguen estas dos últimas oraciones, rebosante la primera de confianza, y llena la segunda de humildad. Domine Jesu Christe, Fili Dei vivi, qui ex voluntate Patris cooperante Spritu Sancto, per mortem tuam mundum vivificasti: libera me per hoc sacrosanctum Corpus et Sanguinem tuum ab omnibus iniquitatibus meis et universis malis: et fac me tuis semper inhaerere mandatis: et a te nunquam separari permittas: qui cum eodem Deo Patre et Spiritu Sancto vivis et regnas Deus in saecula saeculorum. Amen. Perceptio Corporis tui, Domine Jesu Christe, quod ego indignus sumere praesumo, non mihi proveniat in judicium et condemnationem: sed pro tua pietate prosit mihi ad tutamentum mentis et corporis, et ad medelam percipiendam. Qui vivis et regnas cum Deo Patre in unitate Spiritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen. Oh Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que, por voluntad del Padre y con la cooperación del Espíritu Santo, diste la vida al mundo por tu muerte: líbrame, por tu sagrado Cuerpo y Sangre de todas mis iniquidades y de todos los demás males, y haz que cumpla siempre tus mandamientos y no permitas que jamás me aparte de Ti, quien siendo Dios, vives y reinas con el mismo Dios Padre y con el Espíritu Santo, Por los siglos de los siglos. Así sea. La comunión de tu Cuerpo, Señor Jesucristo, que yo indigno me atrevo a recibir ahora, no se me convierta en motivo de juicio y condenación; sino que, por tu misericordia, me sirva de protección para alma y para cuerpo y de medicina saludable. Tú, que siendo Dios, vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Así sea COMUNIÓN DEL CELEBRANTE El Sacerdote junta las dos partes de la Hostia, preparándose para consumirla, y dice: Panem coelestem accipiam et nomen Domini invocabo. Recibiré el Pan celestial, e invocaré el Nombre del Señor. Con la Hostia en la mano izquierda y sobre la patena, y dándose golpes de pecho, el Sacerdote dice tres veces, confesando su indignidad: Domine, non sum dignus ut intres sub tectum meum: sed tantum dic verbo, et sanabitur anima mea. (tres veces) Señor, yo no soy digno de que entres en mi pobre morada, mas di una sola palabra y mi alma será salva. (tres veces) Y comulga bajo la especie de PAN, diciendo: 22/27

23 Corpus Domini nostri Jesu Christi custodiat animam meam in vitam aeternam. Amen. El Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo guarde mi alma para la vida eterna. Así sea. Y mientras recoge sobre el corporal las partículas que han podido desprenderse de la Hostia grande, se prepara a consumir el Cáliz, diciendo: Quid retribuam Domino pro omnibus quae retribuit mihi? Calicem salutaris accipiam, et nomen Domini invocabo Dominum, et ab inimicis meis salvus ero. Con que corresponderé yo al Señor por todo cuanto Él me ha dado? Sumiré el Cáliz de salvación e invocaré al Señor con cánticos de alabanza, y me pondré a salvo de mis enemigos. Y comulga bajo la especie de vino, diciendo: Sanguis Domini nostri Jesu Christi custodiat animam meam in vitam aeternam. Amen. La Sangre de Nuestro Señor Jesucristo guarde mi alma para la vida eterna. Así sea COMUNIÓN DE LOS FIELES Mientras el Celebrante comulga con el Cáliz, el Monaguillo y los fieles rezan el acto de contrición, preparándose para la comunión: Confiteor Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, Sanctis Apostolis Petro et Paulo, omnibus Sanctis, et tibi Pater; quia peccavi nimis cogitatione, verbo et opere, (dándose tres golpes de pecho) mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa; Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archagelum, beatum Joannem baptistam, sanctis Apostolos, Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et te Pater, orare pro me ad Dominum Deum nostrum. Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vos, Padre; que pequé gravemente con el pensamiento, palabra, y obra, (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor. Y el Celebrante, vuelto hacia el pueblo, absuelve a los comulgantes diciendo: Sacerdote: Misereatur vestri Omnipotens Deus, et dimissis pecatis Sacerdote: Dios Todopoderoso tenga misericordia de vosotros, y perdonados 23/27

24 vestris, perducat vos ad vitam aeternam. Monaguillo: Amen. Sacerdote: Indulgentiam, absolutionem et remissionem peccatorum vestrorum, tribuat vobis omnipotens et misericors Dominus. vuestros pecados, os lleve a la vida eterna. Monaguillo: Así sea. Sacerdote: El Señor todopoderoso y misericordioso os conceda la absolución y el perdón de vuestros pecados. Y mostrando la sagrada Hostia, para que al mirarla hagan un acto de fe en la real presencia de Jesús Sacramentado, a quien van a recibir como manjar, dice: Sacerdote: Ecce Agnus Dei, ecce qui tolli peccata mundi. Sacerdote: Ved aquí el Cordero de Dios, ved aquí al que quita los pecados del mundo. Y repite tres veces, y los fieles con él, dándose golpes de pecho: Domine, non sum dignus ut intres sub tectum meum; sed tantum dic verbo et sanabitur anima mea. (tres veces) Señor, yo no soy digno de que entres en mi pobre morada, mas di una sola palabra y mi alma será salva. (tres veces) Al administrar la comunión, el Sacerdote dice cada vez: Corpus Domini nostri Jesu Christi custodiat animam tuam in vitam aeternam. Amen. El Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo guarde tu alma para la vida eterna. Así sea. 36. – ACCIÓN DE GRACIAS Quod ore sumpsimus Domine, pura mente capiamus: et de munere temporali fiat nobis remedium sempiternum. Corpus tuum, Domine, quod sumpsi, et Sanguis, quem potavi, adhaereat visceribus meis: et praesta, ut in me non remaneat scelerum macula, quem pura et sancta refecerunt sacramenta. Qui vivis et regnas in saecula saeculorum. Amen. 37. – COMUNIÓN Y POSTCOMUNIÓN Lo que hemos recibido, oh Señor, con la boca, acojámoslo con alma pura; y este don temporal se convierta para nosotros en remedio sempiterno. Tu Cuerpo Señor, que he comido, y tu sangre que he bebido, se adhieran a mis entrañas; y haz que ni mancha de pecado quede ya en mí, después de haber sido alimentado con un tan santo y tan puro Sacramento: Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Así sea. (Cambian cada día y se encuentran en el Propio del Misal) El Sacerdote, dirigiéndose al Misal, reza la antífona llamada “Comunión” y antes de rezar la “Oración Postcomunión”, se vuelve al pueblo y dice: 24/27

25 Sacerdote: Dominus vobiscum. Monaguillo: Et cum spiritu tuo. Sacerdote: El Señor sea con vosotros. Monaguillo: Y con tu espíritu. 38. – DESPEDIDA Y nos despide diciendo: Sacerdote: Ite missa est. Monaguillo: Deo gratias. Sacerdote: Idos la Misa ha concluido. Monaguillo: Gracias sean dadas a Dios. 39. – BENDICIÓN FINAL El Sacerdote ora inclinado, y resume el fin por el cual ha ofrecido a Dios la Víctima del Calvario, mediante el santo Sacrificio de la misa. Placeat tibi sancta Trinitas, obsequium servitutis meae; et praesta, ut sacrificium, quod oculis tuae majestatis indignus obtuli, tibi sit acceptabile, mihique et omnibus, pro quibus illud obtuli, sit, te miserante, propitiabile. Per Christum Dominum nostrum. Amen. Séate agradable, Trinidad Santa, el homenaje de mi ministerio, y ten a bien aceptar el Sacrificio que yo, indigno, acabo de ofrecer en presencia de tu Majestad, y haz, que, a mí y a todos aquellos por quienes lo he ofrecido, nos granjee el perdón, por efecto de tu misericordia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. Y levantando la mano derecha y haciendo con ella una cruz en el aire, bendice a los fieles (que deben estar de rodillas), diciendo: Sacerdote: Benedicat vos omnipotens Deus, Pater, et Filius et Spiritus Sanctus. Monaguillo: Amen. Sacerdote: Bendígaos Dios todopoderoso, Padre e Hijo y Espíritu Santo. Monaguillo: Así sea. 40. – ÚLTIMO EVANGELIO Sacerdote: Dominus vobiscum. Monaguillo: Et cum spiritu tuo. Sacerdote: Initium sancti Evangelii secundum Joannem. Monaguillo: Gloria tibi Domine. Sacerdote: In prinicipio erat Verbum, et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum. Hoc erat in principio ap ud Deum. Omnia per ipsum facta sunt, et sine ipso factum est nihil quod factum est. In ipso vita erat, et vita erat Sacerdote: El Señor sea con vosotros. Monaguillo: Y con tu espíritu. Sacerdote: Inicio del santo Evangelio según San Juan. Monaguillo: Gloria a Ti, Señor Sacerdote: En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. El estaba en el principio en Dios. Por Él fueron hechas todas las cosas: y sin Él no se ha hecho cosa alguna de cuantas han sido hechas. 25/27

26 lux hominum: et lux in tenebris lucet, et tenebrae eam non comprehenderunt. Fuit homo missus a Deo, cui nomen erat Joannes. Hic venit in testimonium, ut testimonium perhiberet de lumine, ut omnes crederent per illum. Non erat ille lux, sed ut testimonium perhiberet de lumine. Erat lux vera quae illuminat omnem hominem venientem in hunc mundum. In mundo erat, et mundus per ipsum factus est, et mundus eum non cognovit. In propria venit, et sui eum non receperunt. Quotquot autem receperunt eum, dedit eis potestatem filios Dei fieri, his qui credunt in nomine ejus. Qui non ex sanguinibus, neque ex voluntate carnis, neque ex voluntate viri, sed ex Deo nati sunt. ET VERBUM CARO FACTUM EST, et habitavit in nobis et vidimus gloriam ejus, gloriam quasi unigeniti a Patre, plenum gratiae et veritatis. Monaguillo: Deo gratias. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres: y esta luz resplandece en medio de las tinieblas, mas las tinieblas no la recibieron. Hubo un hombre enviado de Dios, que se llamaba Juan. Éste vino como testigo para dar testimonio de la luz, a fin de que por él todos creyesen. No era él la luz, sino el que debía dar testimonio de la Luz. (El Verbo) era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo no le conoció. Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron. Pero a todos los que le recibieron, que son los que creen en su nombre, dioles potestad de llegar a ser hijos de Dios: los cuales nacen no de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni del querer del hombre, sino de Dios. Y EL VERBO SE HIZO CARNE (genuflexión) y habitó en medio de nosotros: y nosotros hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Monaguillo: Gracias sean dadas a Dios. Oraciones Adicionales (Indulgencia de 10 años) Se dicen en las misas rezadas, y fueron impuestas por León XIII. Sacerdote: Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Jesus. Pueblo: Sancta Maria, Mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen. (tres veces) Salve Regina, Mater misericordiae. Vita, dulcedo, et spes nostra, salve. Ad te clamamus exsules filii Hevae. Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia ergo, Advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et Jesum, benedictum Sacerdote: Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Pueblo.: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. (tres veces) Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve, a ti clamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora, 26/27

27 fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium ostende. O clemens, O pia, dulcis Virgo Maria. S.: Ora pro nobis, sancta Dei Genitrix. P.: Ut digni efficiamur promissionibus Christi. S.: Amen S.: Oremus. – Deus refugium nostrum et virtus, populum ad te clamantem propitius respice; et intercedente gloriosa et immaculata Virgine Dei Genitrice Maria, cum beato Josepho ejus Sponso, ac beatis Apostolis tuis Petro et Paulo, et omnibus Sanctis, quas pro conversione peccatorum, pro libertate et exaltatione sanctae Matris Ecclesiae, preces effundimus, misericors et benignus exaudi. Per eumdem Christum Dominum nostrum. P.: Amen. S.: Sancte Michael Archangele, defende nos in praelio. Contra nequitiam et insidias diaboli esto praesidium. Imperet illi Deus, supplices deprecamur. Tuque princeps militiae caelestis, Satanam aliosque spiritus malignos, qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo divina virtute in infernum detrude. S.: Amen S.: Cor Jesu sacratissimum. M.: Amen. abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos. Y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clementísima! Oh piadosa! Oh dulce siempre Virgen María! S.: Ruega por nosotros Santa Madre de Dios P.: Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. M.: Así sea. P.: Amen. S.: Oremos. Oh Dios, nuestro refugio y fortaleza! Mira propicio al pueblo que a Ti clama; y por la intercesión de la gloriosa e inmaculada siempre Virgen María, Madre de Dios, de San José, su esposo, y de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos; Escucha misericordioso y benigno las súplicas que te dirigimos pidiéndote la conversión de los pecadores, la exaltación y libertad de la Santa Madre Iglesia. Por Jesucristo Nuestro Señor. P.: Así sea. S.: San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sed nuestro amparo contra la maldad y acechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder, a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. M.: Así sea. S.: Corazón Sacratísimo de Jesús. M.: Así sea. 27/27

Ver:  Misa San Pío V, pdf

San Pio V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s