Consagración a la Divina Misericordia-Día 33

Audio día 33

ULTIMO DÍA DE LA CONSAGRACIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA

Día 33 VUELVE A NOSOTROS TUS OJOS MISERICORDIOSOS.

DIARIO
+ Oh María, hoy una espada terrible [281] ha traspasado Tu santa alma. Nadie sabe de Tu sufrimiento, excepto Dios. Tu alma no se quebranta, sino que es valiente porque está con Jesús. Dulce María, une mi alma a Jesús, porque sólo entonces podré resistir todas las pruebas y tribulaciones, y sólo mediante la unión con Jesús, mis pequeños sacrificios complacerán a Dios. Dulcísima Madre, continúa enseñándome sobre la vida interior. Que la espada del sufrimiento no me abata jamás. Oh Virgen pura, derrama valor en mi corazón y protégelo. (Diario 915)

PREGUNTAS DE REFLEXIÓN

En este último día de mi estancia en la “Escuela de la Divina Misericordia”, ¿puedo reiterar con el corazón ya no dudaré de la Misericordia del Señor y que no dejaré de firmar en mi corazón con toda mi fuerza diciendo: JESÚS, EN TI CONFÍO”
¿Soy Consciente de que el Corazón Misericordioso de Jesús y el Inmaculado corazón de María son mi “REFUGIO SEGURO”?
¿Estoy preparado o preparada para decirle al Señor con el Corazón: sí, “me consagro enteramente a Ti, ¿para vivir bajo los rayos de Tu Gracia y de Tu Amor que brotaron de Tu Corazón traspasado en la Cruz”?
LA SALVE
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA (ES PREFERIBLE REZARLA A LAS 15.00H)
¿CÓMO SE REZA LA CORONILLA? (Véase el día 1)
HORA DE LA DIVINA MISERIOCRDIA: ORACIÓN
…Oh elegida Mía, te colmaré con gracias aún mayores para que seas testigo de Mi infinita misericordia por toda la eternidad. (Diario 400).
NOVENA
Gracia que se pide:
• Por las almas que han perdido la esperanza en la Divina Misericordia,
• Por las intenciones del santo papa tal como lo sugirió nuestro señor Jesucristo a santa Faustina.
• Por nuestras intenciones personales.

9. DÍA NOVENO:
Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío. *(Se repite 33 veces esta oración)

Oración final:
Oh Jesús, que hiciste de Santa Faustina una gran devota de Tu Infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu santísima voluntad, la gracia de… (pedir gracia) que te pido. Yo, pecador, no soy digno de Tu misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de Sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti. (Santa Faustina Kowalska)
Padre nuestro – Ave María – Gloria
Santa Faustina, ruega por nosotros.
JESÚS, EN TI CONFÍO.

EN UN CUADERNO, ESCRIBO:
• Primera columna: mis faltas cometidas
• En la segunda columna: mis heridas y dolores.
• Al terminar la jornada: me pongo en la presencia del Señor, bajo la luz del Espíritu Santo y la protección de la Santísima Virgen María para evaluar mi vida:
– He cumplido mis propósitos del día de hoy, conforme a la voluntad del Señor.
– He hecho al menos una obra de Misericordia, tanto corporal como espiritual.
Bendigo el día, doy gracias al Rey de Misericordia y firmo en mi corazón: “Jesús, en ti confío”

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA Y AUDIO DEL PADRE ELISEO, DANDO UNOS CONSEJOS SOBRE LA CONSAGRACIÓN.

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA:

DIOS PADRE MISERICORDIOSO
Que has revelado tu amor en tu Hijo Jesús
y lo has derramado sobre nosotros
en el Espíritu Santo, Consolador,
a fin de vivir en un acto de perfecto amor,

YO….(decir el nombre y apellidos)…… ME OFREZCO
como víctima de holocausto a Vuestro Amor Misericordioso,
suplicándoos que me consumáis sin cesar,
dejando que se desborden en mi alma las olas de ternura infinita
que están encerradas en Vos,
para que así llegue yo a ser mártir de Vuestro amor, ¡oh, Dios mío!,

Confiamos a nuestras familias a Tu Misericordia Divina.
Abandonamos nuestro pasado,
nuestro presente y nuestro futuro.
Ponemos en Tus heridas, todas nuestras heridas,
las cuales resultan de la falta de amor,
entendimiento y confianza.

Expulsa a Satanás y todo mal de nuestras familias.
Líbranos de la consecuencia del pecado,
protégenos de todo mal y cura nuestras heridas.
Que nuestras familias aprendan a venerar
Tu Imagen Divina para que nunca perezcamos.

Inclínate hacia nosotros, pecadores;
sana nuestra debilidad, derrota todo mal;
y haz que experimentemos tu Misericordia,
para que en Ti, Dios uno y trino
encontremos siempre la fuente de esperanza.

PADRE ETERNO,
por la dolorosa pasión y Resurrección de tu Hijo….
Ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén

Firma el sacerdote o testigo                                            Firma del consagrado

IMG-20190427-WA0004

IMG-20190427-WA0002

bendicion de cruces.

JESÚS, EN TI CONFÍO
Las letanías a la Divina Misericordia (Diario, 949).
El Amor de Dios es la flor; La Misericordia el fruto. Que el alma titubeante lea estas consideraciones sobre la Misericordia Divina y recobre la confianza.
Misericordia Divina, que brotas del seno del Padre, en Ti confío.
Misericordia Divina, supremo atributo de Dios, en Ti confío.
Misericordia Divina, misterio incomprensible, en Ti confío.
Misericordia Divina, fuente que brota del misterio de la Santísima Trinidad, en Ti confío.
Misericordia Divina, humano o angélico, en Ti confío.
Misericordia Divina, de donde brotan vida y felicidad, en Ti confío.
Misericordia Divina, más sublime que los cielos, en Ti confío.
Misericordia Divina, manantial de milagros y maravillas, en Ti confío.
Misericordia Divina, abrazando todo el universo, en Ti confío.
Misericordia Divina, que bajas a la tierra en la Persona del Verbo Encamado, en Ti confío.
Misericordia Divina, que manaste de la herida abierta en el Corazón de Jesús, en Ti confío.
Misericordia Divina, enclaustrada en el Corazón por nosotros, y especialmente por los pecadores, en Ti confío.
Misericordia Divina, insondable en la institución de la Sagrada Hostia, en Ti confío.
Misericordia Divina, que fundaste la Santa Iglesia, en Ti confío.
Misericordia Divina, presente en el Sacramento del Santo Bautismo, en Ti confío.
Misericordia Divina, en la justificación de nosotros por Jesucristo, en Ti confío.
Misericordia Divina, que nos acompañas a lo largo de la vida, en Ti confío.
Misericordia Divina, que nos abrazas, especialmente a la hora de la muerte, en Ti confío.
Misericordia Divina, por quien recibimos el don de la inmortalidad, en Ti confío.
Misericordia Divina, siempre a nuestro lado en cada instante de nuestra vida, en Ti confío.
Misericordia Divina, escudo protector de las llamas infernales, en Ti confío.
Misericordia Divina, por quien se convierte el pecador empedernido, en Ti confío.
Misericordia Divina, que dejas atónitos a los ángeles; inasequible también a los santos, en Ti confío.
Misericordia Divina, insondable en todos los misterios de Dios, en Ti confío.
Misericordia Divina, que nos rescatas de toda miseria, en Ti confío.
Misericordia Divina, manantial de felicidad y gozo, en Ti confío.
Misericordia Divina, que de la nada nos trajiste a la existencia, en Ti confío.
Misericordia Divina, que rodeas con Tus brazos toda obra de Sus manos, en Ti confío.
Misericordia Divina, que presides toda la obra de Dios, en Ti confío.
Misericordia Divina, en la que estamos todos sumergidos, en Ti confío.
Misericordia Divina, dulce consuelo de los corazones angustiados, en Ti confío.
Misericordia Divina, única esperanza de los desesperados, en Ti confío.
Misericordia Divina, remanso de corazones, paz en la turbulencia, en Ti confío.
Misericordia Divina, gozo y éxtasis de las almas santas, en Ti confío.
Misericordia Divina, esperanza renovada, perdida ya toda esperanza, en Ti confío.

ACCIÓN DE GRACIAS:

(138) + Oh Jesús, Dios eterno, Te agradezco por tus innumerables gracias y bendiciones. Que cada latido de mi corazón sea un himno nuevo de agradecimiento a Ti, oh Dios. Que cada gota de mi sangre circule para Ti, Señor. Mi alma es todo un himno de adoración a Tu misericordia. Te amo, Dios, por ser Tu Mismo. [Amén] (Diario 1794)

A las tres continuamos con el rezo de la Coronilla a la Divina Misericordia.

Padre Eliseo De Egea Gil, Fundador de La Fraternidad del Cordero de la Divina Misericordia.

CONSAGRACION DIVINA MISERICORDIA.

Si Usted dispone de más tiempo y quiere rezar a lo largo del día, en este enlace encontrará distintas oraciones por tramos horarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s