La Milicia de la Inmaculada

La Milicia de la Inmaculada es un modo de vida cristiana, de los muchos que propone la Iglesia , para nuestra conversión personal y así llegar a ser santos.
La raíz y fundamento es la entrega total a La Virgen Inmaculada, a través de su Consagración a Ella.
Por la Consagración a la Inmaculada pasamos a ser total pertenencia suya.
San Maximiliano Kolbe,al igual que muchos santos, antes y después que él, no encontró un mejor y más seguro camino para llegar y pertenecer a Jesucristo que el de la entrega total y sin condiciones a la Virgen María.

Por tanto nos consagramos a María porque nuestro fin último es amar y entregarnos a Jesucristo y hacer que todos los hombres le amen y se entreguen a Él.

!Atrévete tú también a entregarte por entero a La Inmaculada!

Fuente: http://www.miliciainmaculada.org/ 

kolbemedalla

milicia-de-la-inmaculada

Biografía de San Maximiliano María Kolbe

Fuente http://www.pazybien.org/mi/

El 17 de febrero de 1941, la Gestapo arrestó al Padre Kolbe y a otros cuatro compañeros y los enceró en la terribel cárcel nazi de Pawiak. La despedida del Santo es serena y tranquila: “No os alarméis. Voy a servir a la Inmaculada en otro Campo de Misión”. Aquí experimentará de primera persona en el odio a la Iglesia y a Los Católicos.

Cinco días después del arresto, en una de las Inspecciones de la celda, al verle el jefe de sección vestido con el hábito religioso y el Crucifijo del que cuelga la corona franciscana, se le acerca y agarrando y tirando del crucifijo, le grita: H20627PV Heiligenbild Hl Maximilian Kolbe¿Y tú crees en esto?“. A lo que el Padre Kolbe responde: “¡Creo, y cómo!“. El jefe le abofetea, pierde la compostura y abofetea al Santo tantas veces como quiere. A la pregunta sobre su Fe obtiene siempre la misma respuesta del Fraile-Prisionero. El Santo coge El Rosario entre las manos y tranquiliza a sus compañeros de celda: “¡No hay ninguna razón para irritarse así.Es una tontería, todo por la Virgen Inmaculada!”.

“OH Inmaculada, reina del cielo y de la tierra,
refugio de los pecadores y Madre nuestra amorosísima,
a quien Dios confió la economía de la misericordia.
Yo (n.n) pecador indigno, me postro ante ti,
suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y
posesión tuya.A ti, Oh Madre, ofrezco todas las dificultades
de mi alma y mi cuerpo, toda la vida, muerte y eternidad.
Dispón también, si lo deseas, de todo mi ser, sin ninguna reserva,
para cumplir lo que de ti ha sido dicho:
“Ella te aplastará la cabeza” (Gen 3:15), y también:
“Tú has derrotado todas las herejías en el mundo”.
Haz que en tus manos purísimas y misericordiosas
me convierta en instrumento útil para introducir y aumentar tu gloria
en tantas almas tibias e indiferentes, y de este modo,
aumento en cuanto sea posible el bienaventurado
Reino del Sagrado Corazón de Jesús.
Donde tú entras oh Inmaculada, obtienes la gracia
de la conversión y la santificación, ya que toda gracia
que fluye del Corazón de Jesús para nosotros,
nos llega a través de tus manos”.Ayúdame a alabarte, OH Virgen Santa
y dame fuerza contra tus enemigos.” 

VER: Medalla Milagrosa y Santa Catalina Labouré 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s